nasa
 
  Home
  BIOGRAFIAS
  => La Misma Gente
  => La Octava Dimencion
  => La Suprema Corte
  => Los Hnos Lebron
  => Los Niches
  => Los Titanes
  => Mario Ortiz
  => Moncho Santana
  => Pedro Brull
  => Ray De La Paz
  => Ray Sepulveda
  => Son De Cali
  => Tito Rojas
  => Willi Rosario
  BIOGRAFIAS 2
  Grupo Gale Instinto
  Orquesta Salsa Libre
  Palmanova Orquesta
  Cielo De Tambores
  Distrilicores JR
  Título de la nueva página
  CHAT
Mario Ortiz

MARIO ORTIZ


PARA MUCHOS protagonistas salseros, Mario Ortiz es una figura inmortal. Un artista autodidacta y completo que supo erigir un proyecto sonoro maravilloso que elevó nuestra rítmica nacional a grandes dimensiones, paseándola por acordes y estructuras armónicas complejas que derivó en una propuesta musical brillante.

Su tránsito en las artes sonoras recorrió las mejores salas de espectáculos del país y su orquesta se constituyó en una de las más renombradas de nuestro ambiente, legándonos un catálogo discográfico impresionante que supo ajustarse a las exigencias del mercado sin abandonar la esencia de su musicalidad y su swing.

Curtido al calor de las grandes bandas bailables de los años 50 –Armando Castro, César Concepción, Pepito Torres y Miguelito Miranda, entre otras–, el versado trompetista se consagró como una de las figuras más relevantes de nuestro cancionero popular.

Su sello de identidad estuvo inscrito en el formato de orquesta grande, al estilo de las famosas big bands, mas el secreto de su fórmula rítmica fueron sus arreglos progresivos con una armónica sostenida en la combinación de cuatro trompetas y tres saxofones, apta para la ejecución de cualquier repertorio.

A la altura de la década de 1970, Mario Ortiz era toda una figura emblemática del arte sonoro. Su agrupación fue una de las más importantes bandas del país, respetada y admirada por músicos y fanáticos.

Todos reconocían la valía y el talento de este gran músico, quien a pesar de no haber contado con una formación académica formal, manejó con deslumbrante maestría las técnicas de la composición y la ejecución.

El admirado trompetista fue protagonista de la época gloriosa del mundo del espectáculo hotelero, donde brilló con una poderosa orquesta que siempre contó con el mejor talento del país. En cambio, al momento en que ese espacio laboral comenzó a declinar, su trabajo comenzó a explorar nuevos rumbos.

"Él siempre prefirió el trabajo de los hoteles porque en la calle se dependía de estar pegao's con varios temas en la radio, lo que provocaba un ambiente más incierto para el músico. Además, no depender del mercado lo hacía sentir más libre y con más autonomía para la creación", sostiene su hijo, el también trompetista Marito Ortiz.

La época hotelera del versado músico, director y arreglista concluyó en 1983 y luego de una temporada de siete años en el Club Caribe del hotel Caribe Hilton.

A su regreso a la "calle" dejó al margen su orquesta y se fue a tocar con las agrupaciones de Ruby Haddock y José Nogueras, al tiempo que concentró sus esfuerzos en trabajar arreglos musicales para las agrupaciones salseras de Roberto Roena y Tommy Olivencia, entre otras.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo cuando delineó su retorno a la dirección musical, instado por el locutor Rafi Torres y su hijo Marito Ortiz.

"Rafi Torres fue el responsable de que volviera a grabar. Le habló y lo entusiasmó mucho. Luego, para convencerse finalmente de que debía recuperar su terreno como director, escuchó cantar a un joven de Bayamón de nombre Anthony Cruz y, como siempre le gustó impulsar talentos jóvenes, se decidió a comenzar de nuevo", recuerda Marito Ortiz.

Cuenta, además, que fue Gilberto Santa Rosa quien le sugirió grabar los temas "Vamos" y "El Pescador", que le sirvieron para convencer a los directivos de Combo Records en la rentabilidad de producir un álbum de salsa, al estilo único de la orquesta de Mario Ortiz.

Y así fue. En 1984 apareció el disco "Vamos a gozar", que impulsó los talentos de Anthony y Primi Cruz como vocalistas. Luego surgieron "Ritmo y sabor" (1985), "Déjenme soñar" (1986), "Algo diferente" (1987), "Se-xy Salsa" (1988), "Qué será de mí" (1990) y "The Trumpet Man" (1991).

Todos sellaron éxitos importantes de la salsa contemporánea como "Háblame en la cama", "Qué puedes hacer por mí", "Cuidadito", "Pensar en ti", "Déjenme soñar" y "A fuego lento", entre muchos otros.

Sin duda, Mario Ortiz curtió una carrera gloriosa sellada por el buen gusto musical que, contrario a sus deseos, tuvo que lidiar con los vaivenes de la industria y las desavenencias del mercado.

Antes de fallecer, el 4 de noviembre de 1999, víctima de un ataque al corazón, el artista, que también se desempeñó como director de la agrupación salsera de Jerry Rivera, fue honrado con múltiples reconocimientos por su gesta a favor de nuestra cultura rítmica, siendo uno de los más importantes el conferido en 1992 por la estación de salsa Z-93. En aquella ocasión se le honró, junto a varios de sus colegas, como una de las trompetas más grandes de la nación puertorriqueña.

 
   
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=